Presentación de Psicopedagogía para todos

Presentación de Psicopedagogía para todos
Presentación Multimedial

viernes, 3 de agosto de 2012

Las preguntas de un Maestro Integrador *


Buceando en lo interesante del curso virtual El maestro integrador, reflexiones sobre una práctica en permanente construcción, me sigo preguntando sobre el motivo por el cual cada vez que me convocan, para realizar un curso de estas características, o me encuentro recorriendo la web en su búsqueda,  siempre me cuestiono mi labor, y trato de encontrar  respuestas que no siempre son respondidas.
Tal vez en este caso sí me di cuenta que la respuesta no está en el curso que pueda realizar, que los interrogantes van a seguir surgiendo, que las dudas seguirán estando presentes, y que de mí dependerán muchas veces encontrar las respuestas.  Tal vez sí encuentre nuevas herramientas, otras experiencias enriquecedoras, que me permitan ir elaborando nuevas estrategias para poder ejercer la tarea. Tarea que muchas veces genera sentimientos encontrados, por momentos placenteros, en otros rutinarios, pero nunca deja de tener el compromiso y la responsabilidad, que merece esta labor.
En mi caso personal, trabajo con niños con Síndrome de Down, cuyas posibilidades difieren entre sí, como las tuyasdelas las mías. Algunos con posibilidades de obtener logros, y ¡qué placer que da cuando los alcanzan!, otros sin embargo sus posibilidades son acotadas.
La Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural UNESCO 2001 dice: Con el ingreso de alumnos con NEE a la escuela común se ha planteado la necesidad que el sistema formal respete las diferencias de cada uno y atienda a las particularidades de cada sujeto.
Me pregunto si al integrar a un niño se atienden sus particularidades. Tal vez a pesar del curso continúan estos interrogantes o tal vez sea cuestión de esperar (aunque considero que para todo hay un tiempo), como se espera a la semilla del Bambú Japonés:
…Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.
Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.
Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!
¿Tardó solo seis semanas crecer?.
No. La verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años…

     ¿Cuál es el límite que nos indica que el riego y el abono ya no resultan o que la fertilidad de la semilla es limitada? 

*Sonia Albertín                                                                                                                                                  
Psicopedagoga
Participante de la 1º cohorte del curso virtual
Organizado por Encuentro Virtual Psicopedagógico

CURSO VIRTUAL

INSCRIPCION ABIERTA 2015

A los interesados en sumarse al curso los invitamos a completar el 
FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN (accediendo al link)
Por mas consultas podrán escribirnos a info@encuentrovirtualpsp.com.ar

1 comentario:

Escuela para todos Luz ONG dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.